Introduzca su búsqueda

Principales propiedades de las piedras

Principales propiedades de las piedras

Principales propiedades de las piedras

Desde la antigüedad, se han atribuido a las gemas propiedades curativas a través de la energía que poseen. Quizás sea por su belleza o su rareza, pero lo cierto es que las piedras preciosas han servido de inspiración a filósofos, magos y sacerdotisas, llegando sus propiedades hasta nuestros días.

Para muchas culturas, las piedras preciosas tienen una magia especial, no sólo por su belleza como objeto decorativo, sino también por sus propiedades relacionadas con el bienestar y la astrología. De ahí, que en ocasiones se empleen con fines espirituales o terapéuticos.

De hecho, cada territorio parece tener predilección por determinadas piedras como en Egipto por el lapislázuli, o China por el jade o la obsidiana para los Aztecas

Las piedras preciosas y las piedras semipreciosas son, casi en su mayoría, minerales; algunas de ellas, sin embargo, son orgánicas como el ámbar que es una resina vegetal fosilizada.

Para poder distinguir entre piedras preciosas y piedras semipreciosas se utilizan tres factores principalmente:

1.La escala de dureza de las mismas. La piedra preciosa de mayor dureza es el diamante.

2.La rareza, escasez o dificultad para encontrarlas en la naturaleza.

3.Su belleza y perfección. Cuando hablamos de la belleza y perfección de una piedra, ya sea preciosa o semipreciosa, nos referimos a su color, brillo, transparencia y pureza. Una piedra preciosa pura, sin imperfecciones y con un color radiante, puede tener un valor incluso superior al de un diamante de similares características.

Las únicas piedras o gemas consideradas preciosas son el diamante, el rubí, la esmeralda y el zafiro azul.

Décadas atrás, también se consideraba la amatista como una piedra preciosa, pero después del descubrimiento de los enormes yacimientos en Brasil pasó a formar parte del grupo de las piedras semipreciosas, al no ser tan escasa y rara.

Las piedras semipreciosas más usadas en joyería son el ágata, amatista, ámbar, aventurina, cuarzo, jaspe, laspislazuli, ónix y turquesa. Cada una de ellas con propiedades únicas. En sucesivos posts os iremos desarrollando sus cualidades, para que sea más fácil encontrar cuál es la piedra con la que te identificas o cuál te sería más necesaria en este momento.

Como dijo el poeta León Felipe: “Empieza por contar las piedras, luego contarás las estrellas”

 

    ¿Te ha gustado este post? Suscríbete a nuestro blog

    He leído y acepto la política de privacidad